FORO EL FUTURO DE LA PROPIEDAD HORIZONTAL

El 14 de agosto de 2017 se llevó a cabo en el salón Boyacá en el Congreso de la Republica foro organizado por la representante a la cámara Olga Lucia Velázquez como promotora del proyecto de ley 131 de 2016 que reforma la ley 675 de 2001, es de resaltar que este tipo de eventos son un paso que permite entre ver que el sector de la propiedad horizontal ya se encuentra en la mira del gobierno, no obstante como todo, en rio revuelto ganancia de pescador, fue posible ver uno tras otro de los ponentes del foro diversas posturas entre las cuales solo unas pocas iban orientadas a la búsqueda de soluciones a tantas necesidades y problemáticas que presenta la propiedad horizontal en la actualidad.

Para nadie es un secreto que de forma empírica y a través del ensayo y error es que los administradores, propietarios, residentes, comerciantes, y por qué no expertos asesores han aprendido a manejar este régimen especial de dominio, esfuerzo y lucha que en lugar de evidenciar un gremio sólido, aún se encuentra en construcción, una construcción difícil de ejecutar porque en el ambiente se siente aun como el interés particular de algunos pocos busca imponer a la propiedad horizontal una reglamentación que le permita lucrarse en medio de este océano azul, más no una verdadera solución a los conflictos que a diario se presentan dentro del manejo de las copropiedades.

Posturas tan diversas como la búsqueda de certificación de competencias laborales como solución a la idoneidad del administrador de propiedad horizontal (que es en la actualidad realizada no solo por el SENA sino también por entidades privadas que cobran por tal servicio entre 2 a 3 millones de pesos al administrador) o posturas que buscan evitar la profesionalización del administrador por cuanto es viable su formación a través de la educación continuada o informal con cursos o diplomados que por directrices del Ministerio de Educación no deben superar un límite de 160 horas, pareciera que con el fin de no lesionar sus lucrativos negocios perdieran de vista que uno de los flagelos de la copropiedad es la falta de conocimiento del régimen de algunos administradores de propiedad horizontal que ven este noble oficio una forma de hacerle el quite al desempleo sin importar su desconocimiento o el costo tan alto que en ocasiones genera la improvisación o el desconocimiento, sin duda alguna las posturas particulares con intereses personales, poco o nada aportan a nuestra comunidad.

La labor de administrador de la propiedad horizontal debe verse como una profesión y no como un oficio, no es una tarea sencilla sin embargo, se hace necesario que se procure la búsqueda de mejores condiciones para quienes han hecho de la administración de la propiedad horizontal no solo la forma de obtener su sustento sino también la carrera de su vida.

como Directora de un Centro de Educación sobre el régimen de propiedad horizontal que opera bajo la modalidad de educación informal, debo manifestar que no se le debe tener miedo al cambio, si la difícil tarea de administrar propiedad horizontal debe formalizarse y debe trasladarse el aprendizaje de este oficio a las entidades de educación superior como un paso relevante para la profesionalización de la actividad, bienvenido sea el cambio, es necesario que el administrador de propiedad horizontal se empodere de su papel como GERENTE DE COMUNIDAD, que se prepare, que no improvise y que además se exija a diario con el fin de realizar su papel como constructor de ciudad de la mejor manera posible.
Luego de esos pequeños baches se hace necesario resaltar muchas propuestas que deben ser decantadas y analizadas a profundidad ya que sin duda alguna enriquecen a la propiedad horizontal:

• La necesidad de revisar las tarifas de la Superintendencia de vigilancia de acuerdo a la estratificación de las copropiedades.
• La exigencia de la capacitación previa de los propietarios antes de entregar proyectos nuevos sobre lo que significa la propiedad horizontal, como una forma de mejorar la convivencia.
• La necesidad de crear un órgano de control de la propiedad horizontal, un órgano que tenga competencias reales para solucionar las controversias dentro de la propiedad horizontal, enmarcado dentro de una Superintendencia de Propiedad horizontal.
• La reglamentación del régimen de la propiedad horizontal por parte del Ejecutivo.
• El Ofrecimiento de Confecamaras para llevar el registro único de propiedad horizontal a través de las cámaras de comercio.
• La necesidad imperativa de capacitar no solo al administrador sino también a los consejeros y miembros de comités de convivencia con el objeto de mejorar la sinergia en la administración de la copropiedad.
• Un control mayor a las constructoras con el objeto de evitar que empresas inescrupulosas jueguen con el patrimonio de los colombianos.

En definitiva fue un espacio enriquecedor, es interesante ver como estos espacios construyen nuestro gremio, la conclusión final, tenemos mucho por hacer, nuestro gremio debe trabajar a diario por mejorar, crecer y sin duda alguna profesionalizarse.

DIANA CAROLINA RUIZ MUÑOZ
Directora CORPORACION P.H.

Anuncios