SUSPENSIÓN DE LA ASAMBLEA GENERAL DE PROPIETARIOS

Al revisar la ley 675 de 2001 en la totalidad de su articulado no se observa la figura de la suspensión de la asamblea general de propietarios esta última como el máximo órgano de administración en la propiedad horizontal.

Por eso muchas veces por analogía nos remitimos al código de comercio, que en su artículo 430 sostiene lo siguiente:

“Las deliberaciones de la asamblea podrán suspenderse para reanudarse luego, cuantas veces lo decida cualquier número plural de asistentes que represente el cincuenta y uno por ciento, por lo menos, de las acciones representadas en la reunión. Pero las deliberaciones no podrán prolongarse por más de tres días, si no está representada la totalidad de las acciones suscritas.” 

Este artículo sostiene dos premisas importantes:

  1. Las asambleas podrán suspenderse por decisión del cincuenta y uno por ciento de los asistentes a la reunión.
  1. No podrá suspenderse por un término superior a tres días, salvo que la decisión sea tomada por la totalidad de los socios.

Pero es necesario recordarle a nuestro querido lector que esta figura esta creada para las sociedades comerciales, que tienen estructuras y normativa muy diferente a la propiedad horizontal, que es una persona jurídica que ha sido creada para regular una forma especial de dominio, que puede contar con una cantidad de copropietarios entre 2 a más de mil, que pueden dificultar la toma de decisiones tales como la suspensión de la asamblea de copropietarios, generando procesos complejos en su reanudación o en el lleno de requisitos legales.

La suspensión implica que no será necesario volver a convocar a los socios, sin embargo, al tener en cuenta la complejidad de la propiedad horizontal, como garantiza usted señor administrador que asistan los asambleístas que se encontraban en la reunión previo a la suspensión de asamblea, y una serie de detalles legales que pueden generar futuras impugnaciones generando a la copropiedad un desgaste no solo económico sino también del tejido social.

Recomendación:

Si las decisiones que se pretenden tomar en la asamblea general de propietarios, requieren de un análisis más profundo, o por cualquier motivo no es viable la toma de decisiones sobre este punto en dicha reunión será mucho más viable terminar la reunión de asamblea general de copropietarios con las decisiones tomadas hasta el momento, y convocar nuevamente para tomar las decisiones que quedaron pendientes.

DIANA CAROLINA RUIZ MUÑOZ

Directora Corporación P.H.

 

EL VOTO EN LA ASAMBLEA GENERAL DE PROPIETARIOS

El desconocimiento del régimen de propiedad horizontal por parte de algunos propietarios en ocasiones genera dudas, en las que su resolución aunque  parece obvia es necesario contar con la información necesaria para argumentar nuestra respuesta.

El post de hoy se encuentra basado en una pegunta hecha al Ministerio de Ambiente, vivienda y desarrollo territorial.

 ¿Es posible que si dos personas son dueños de un apartamento, puedan los dos acudir a una asamblea e igualmente deliberar?

 ASAMBLEA“Frente a este interrogante es necesario decir que para el ejercicio del derecho al voto en la asamblea general, cada unidad debe estar representada por un solo dueño toda vez que el voto de cada propietario equivaldrá al porcentaje del coeficiente de copropiedad del bien privado,  ese no pude distribuirse y/o dividirse, ya que es uno solo.

Por tanto de conformidad con lo establecido por el artículo 37 de la ley 675 de 2001, cada unidad privada representada por sus propietarios, tienen derecho a participar en las decisiones que se adopten en razón a un voto por unidad privada.”

Del concepto emitido por el Ministerio, es posible señalar lo siguiente:

  •        Si el bien inmueble es de propiedad de varias personas, la representación de la unidad privada debe delegarse en un solo representante.
  • Lo anterior, no impide que a la asamblea se presenten por ejemplo la pareja de esposos condueños de la unidad privada, lo que se debe tener sin duda muy claro es que solo se debe emitir un voto y por ende contabilizar un voto de esa unidad residencial.

Aunque parecen obvias estas precisiones,  en el ejercicio de de las asambleas se evidencia que en muchas de estas reuniones se ejecutan de forma desordenada, en el momento de votar los asistentes simplemente levantan la mano y se realiza el conteo, lo que genera una imprecisión en la forma en la cual se realiza el conteo de votos lo que puede generar  un error en el acta y la toma de decisiones.

Así las cosas es un reto para la administración y el consejo de administración implementar estrategias que permitan realizar un conteo de votos conforme a la normatividad vigente, y que evidencie la real voluntad de la asamblea general de propietarios.

Basado en: Concepto 4120-E12527 de 17 de enero de 2011.